Ir al contenido principal

Reto 9: Escribe un relato que integre las palabras ‘luz’ y ‘cuadro’ como elementos relevantes del argumento. #52RetosLiterUp

"No se permiten fotos con flash"

   Llevaba en la misma posición al menos una hora, sentado en esa butaca vieja y dura que le destrozaba la espalda. Una noche aburrida como cualquier otra, mirando aquellos monitores en blanco y negro en los que no sucedía absolutamente nada. Teniendo en cuenta el valor de las obras de arte que allí se almacenaban y el antiguo y deficiente sistema de seguridad que el jefe se negaba a cambiar, le extrañaba que ningún pícaro desdichado intentara entrar. Al menos así tendría trabajo. Se incorporó y se estiró con los brazos en alto lo máximo que pudo, lo que produjo un sonido poco sano que le daba a entender que era hora de darse una vuelta o al día siguiente sería una obra más, inmóvil entre esas cuatro paredes.
   Cogió su linterna y tras darle unos ligeros golpes consiguió que ésta funcionase. Salió de su despacho y se adentró en una de las grandes salas donde se almacenaban con riguroso cuidado diferentes obras que por algún motivo no podían estar en ese momento expuestas en el museo de la ciudad o iban a exponerlas en un futuro cercano. La luz que aportaba la linterna no era muy intensa y alumbraba un espacio muy pequeño. Aún así, pudo reconocer algunos de los artistas de los cuadros allí embalados: Cecily Brown, Julie Mehretu, Albert Oehlen... Y su preferido, Daniel Richter. Nunca se había interesado en el arte hasta que empezó a trabajar allí. "No está tan mal" se había dicho al recorrer aquella sala su primera noche.
   Siguió su paseo rutinario, iluminando uno a uno los cuadros que quedaban a la vista y uno a uno iba nombrando a los que creía que habían sido sus autores. Era como un ejercicio de memoria y destreza. Entretenido, casi dejó pasar el movimiento surgido detrás de una de las estanterías situadas a su izquierda. "¿Hay alguien ahí?" Se reprendió así mismo y se dijo que si había alguien, éste no contestaría, obviamente. Siempre pensó que los guardias de las películas eran estúpidos pero él, que nunca había llegado a encontrarse en aquella situación en los 20 años que llevaba trabajando, había caído en el mismo tópico. Se acercó con cuidado, con una mano posada en la porra que llevaba en el cinturón pero sin llegar a sacarla. Ese palo de plástico malucho era la única arma que le permitían llevar. Cuando estaba a punto de rodear por completo la estantería y descubrir el motivo de su angustia repentina, la luz de la linterna se apagó. "¡Joder! Esto empieza a parecer una puta película mala" Pegó con fuerza a la linterna, pensando en que si su mujer estuviera allí ya estaría amenazándole con lavarle la boca con jabón, y consiguió encenderla de nuevo e iluminar al frente. Allí, en aquel pasillo sin salida, no había nadie pero sí un cuadro muy grande, casi de su altura. Al contrario del resto, éste no estaba embalado ni protegido por ningún tipo de plástico o tela. Acercó la luz y vio que en él habían dibujado a un chico de media altura, vestía una sudadera con gorra y una bufanda negra que le tapaba media cara y que hacía contraste con el calor de la época. Éste, pintado con verdadero realismo, parecía golpear el cuadro desde dentro. Veía el miedo en sus ojos. "¡Cuánto detalle! ¿Quién será el autor?". La luz se volvió a apagar y un escalofrío le recorrió la espalda.

   Llevaba en la misma posición, al menos, una década. Encorvado, con su traje de guardia, sujetaba una linterna apagada como si ésta pudiese iluminar nada. Al menos, las vistas esta vez eran más interesantes, y a color, pero le fastidiaba tener que mantener esa cara de curiosidad constante. No sentía dolor, eso era cierto. Ni siquiera cuando le trasladaban de un museo a otro y el traqueteo del camión le causaba algunos golpes en los bordes. Ni cuando le colgaban de las paredes mal iluminadas de cualquier local. Sin duda, le veían como una obra de mala calidad que había dejado algún autor desconocido en un famoso almacén de arte. La curiosidad del acto y la desaparición del guarda de aquel almacén, es decir él, habían ayudado a que algunos frikis del sector decidieran colgarle.
   Aquella noche, mostrado en una exposición anónima de Madrid, una señorita de no más de 20 años, se quedó hipnotizada mirándole. Se acercaba y se alejaba, sin cambiar su expresión interrogante. Miró a su alrededor para asegurarse que no había nadie y sacó su móvil. A pesar de los múltiples carteles que decoraban los museos especificando que no se podían hacer fotos con flash, siempre había algún ser que decidía que aquello no era importante. Desde que se encontraba en el cuadro, nadie le había hecho fotos con flash, no era tan importante como para que alguien se jugase su expulsión de la sala. Y ojalá lo hubiesen hecho antes pues al cegarlo la luz, otro escalofrío le recorrió la espalda y empezó a moverse. Estaba de pie en el museo, observando un cuadro de una chica de no más de 20 años que sujetaba un móvil, dispuesta, al parecer, a hacer alguna foto. Notó por primera vez en mucho tiempo dolor por todo su cuerpo, cayó de rodillas al suelo y empezó a llorar. Ya no le gustaba el arte.



   Si no sabes de qué va esto, visita LiterUp o lee el intento fallido del año pasado. ¡Y comenta si te ha gustado!

Comentarios

  1. Ahhhhhh pero qué guay!!! Me ha gustado muchísimo la idea y no debería haber leído el relato porque ahora a ver cómo salgo de esta idea para escribir el mío para este objetivo.

    Ha sido súper imaginativo, de verdad, me ha encantado :-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡AAAAW! Que me voy a poner súper roja >///< Muchísimas gracias de verdad, por tu opinión y por animarte a comentar, me hace mucha ilusión :D Seguro que tu reto supera con creces el mío. ¡Espero verlo pronto!

    Un abrazo enorme :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen relato. No me esperaba para nada una trama así, por lo que me ha sorprendido muchísimo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Roberto! De verdad, que sois demasiado buenos conmigo. Me alegro de que comentes, en serio. Me pasaré por tu blog también, que tu estás a tope con los retos si no me equivoco. ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Muy buen relato. No me esperaba para nada una trama así, por lo que me ha sorprendido muchísimo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato. No me esperaba ñara nada una trama así, por lo qie me ha sorprendido muchísimo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cómo lo has vivido tú?

Entradas populares de este blog

Reseña "Ninfea" de Francis Novoa.

Esta es la primera reseña como parte de una colaboración* con la editorial WaveBooks que han tenido la amabilidad de enviarme en formato ebook todos sus libros publicados hasta la fecha, empezando por Ninfea, un título de lo más peculiar.
Título: Ninfea. Autor: Francis Novoa. Género: Sátira, Mitología, Bizarro. Editorial: WaveBooks. Información: 155 páginas.
Sinopsis: Cansado de serle fiel a su mujer durante milenios, el inquieto Cupido renuncia a sus poderes divinos escapándose del Olimpo y bajándose a la Tierra, para perderse en el lugar más marchoso del mundo en busca de placer y diversión: España. [...] Marte y Venus requieren los servicios de Ninfea para buscar y eliminar a Cupido en la Tierra bajo la más absoluta discreción a cambio de otorgarle su antigua forma corporal. Ninfea podrá cumplir el deseo que estuvo incubando por toda la eternidad y no duda en aceptar la oferta... aunque lo que ocurrirá en España distará mucho de lo que es la discreción. [...] (Sacado de Amazon)
Opinión:

Recopilación de microrrelatos #LMDEinktober

Como muchos sabréis, en este mes de octubre nuestros amiguis de La Maldición del Escritororganizaron un pequeño concurso de microrrelatos diario. Consistía en escribir en una imagen un relato de 150 palabras o menos con la condición de utilizar la palabra que ellos proponían cada día.    Muy lejos de la intención de ganar nada y teniendo en cuenta que mi relación con los microrrelatos es algo agridulce, decidí participar algún que otro día. Al final solo me animé a escribir 7 de los 30 relatos posibles pero conseguí una mención de honor (de la que estoy muy orgullosa). Ahí van:

Día 2: Dividido.


Día 4: Bajo el agua.


Día 6: Espada.

Día 9: Chillido.

Día 11: Correr.

Día 30: Encontrado.


Día 31: Máscara.

   Eso es todo. No son mucho pero me alegro de haber participado. Creo que se ve incluso una mejora y me gusta. El año que viene volveré a escribir si lo repiten. ¿A vosotros cuál os ha gustado más? ¿Habéis participado? ¡Comentad!

Especial Frases: El contador de historias

Este libro terminé de leerlo hace unos meses y hoy he querido compartir esta joya, mostrando una pequeña parte de lo que os podeis encontrar si le dais una oportunidad.
   > "Puedes recorrer el mundo en busca de grandes historias, pero al final, las mejores vendrán a ti"
   > "¿Qué tiene el amor no consumado que convierte sus llamas en infiernos? Ni las puertas, ni los muros, ni la lluvia, ni las tormentas de arena, ni los padres, ni desde luego la religión impidieron que el chico fuera visto en determinadas noches subido a la valla de piedra, a escasos metros de la ventana de Barbara, declarándole su obsesivo amor en verso".
   > "-Si muero -dije-, ¿vendrás a por mi? -Pondré el mundo patas arriba si hace falta. Te encontraré donde quiera que estés. No solo iré a por ti, llevaré conmigo a un ejército entero. Eres mi pequeño héroe. Eso eres."
   > "-Nunca te fíes del narrador-dijo él-. Solo del cuento.
 > "Éramos extraños en un…